Buscar

Aprende a detectar fallos en la alineación de tus neumáticos

Miércoles, Marzo 13, 2019
Durante la conducción son muchos los aspectos que influyen para que la seguridad al volante sea total y lleguemos a nuestro destino sin ningún sobresalto. Este es el caso de una mala alineación de los neumáticos, lo cual provoca que el coche pueda desviarse de la dirección que le dirijamos con el volante, se produzca un progresivo desgaste irregular de los neumáticos e, incluso, aumente el consumo de combustible. De hecho, este problema junto a un inflado incorrecto, es una de las principales causas de sustitución de cubiertas en nuestro taller.

detectar fallos alineacion neumaticos

Como expertos en neumáticos de ocasión en Sevilla a diario realizamos esta operación de ajuste de los diferentes elementos de la suspensión y la dirección para que los neumáticos se agarren correctamente a la calzada y rueden en paralelo en sus respectivos ejes. Cualquier vehículo se va a tener que someter tarde o temprano a esta operación, pues la alineación es una propiedad que se va perdiendo progresivamente y que si no se remedia a tiempo puede ocasionar importantes problemas tanto de mecánica como de seguridad y consumo.

Entre las principales señales de alerta que indican que tu coche necesita una alineación de ruedas podemos destacar las siguientes.


    1. Desgaste irregular y excesivo: si observas que los neumáticos están más desgastados por uno de sus flancos es posible que la alineación no sea la correcta. Además, este síntoma suele ir acompañado de vibración en las ruedas delanteras durante la conducción, por lo que es más que recomendable acudir a un taller de confianza para que estudien si es necesaria esta operación también conocida como "paralelo" o "geometría".

    1. Las ruedas no hacen caso al volante: un truco muy sencillo para comprobar el estado de la alineación es mantener el volante recto en algún tramo recto de carretera para observar si el coche tiende a escorarse hacia un lateral de la calzada. Si ello llega producirse es posible que un neumático esté dispuesto más hacia adelante o atrás de su eje, lo que puede llegar a desencadenar un accidente tarde o temprano.

    1. Dirección rígida: otro síntoma es que al girar el volante haya que hacer más esfuerzo de lo habitual, algo que también puede deberse a un problema en la alineación de la dirección de los neumáticos. Si esto te ocurre, lo mejor es que acudas sin pensártelo a tu taller de neumáticos en Sevilla de confianza, pues no se trata de un problema reversible, al contrario, puede agravarse con el paso del tiempo.

    1. Aumento repentino del consumo: si notas que tu coche comienza a consumir más carburante del habitual es posible que se deba a que las ruedas no están alineadas correctamente. Aunque no lo creas, si esto ocurre, el vehículo tiene que hacer más esfuerzo para conseguir su rendimiento habitual, lo que repercute en un mayor consumo.

 

Clasificación de las desalineaciones


Existen varios tipos de desalineación de neumáticos, según donde se localice el deterioro de la banda de rodadura. Por un lado, si las ruedas delanteras están orientadas hacia el interior y se desgastan más por la parte exterior se conoce como desalineación convergente. Por otro, si los hombros de las cubiertas se deterioran más que la parte exterior cuando los neumáticos apuntan hacia afuera se conoce como desalineación divergente. Por último, cuando los dos ejes del coche no ruedan de forma paralela, el coche tiende a ladearse y, como consecuencia de ello, las cubiertas se deteriorarán excesivamente por uno de sus lados.

No te la juegues y al mínimo síntoma acude a un centro especializado para que, al menos, revisen el estado de tu alineación. ¡Es por tu seguridad!

No hay comentarios todavía