Blog

Martes, Enero 29, 2019, 17:37 | No hay comentarios »
En muchas ocasiones les advertimos a nuestros clientes, cuando acuden a nuestro taller a sustituir algunos de sus neumáticos, que deben cuidarlos convenientemente si quieren disfrutarlos durante el tiempo de vida que señala su fabricante, o incluso más. Para ello, entre otros asuntos, es fundamental conducir con una presión adecuada, pues de lo contrario se estará perjudicando al consumo, al medio ambiente y también a nuestro bolsillo, aunque pudiera parecer a priori que se trata de una cuestión de una importancia menor. Desde nuestra experiencia como taller neumáticos Sevilla, nunca dejaremos de resaltar la importancia de conducir con una presión correcta porque son muchos los peligros que ponen en riesgo la seguridad del vehículo y de los propios pasajeros.

neumaticos presion baja peligros

Una práctica muy habitual

Se estima que en toda Europa cerca del 70% de los conductores circula con una presión inadecuada. Otros estudios señalan que este hecho supone que se viertan a la atmósfera más de 18 millones de toneladas extras de CO2 debido a un consumo añadido de entorno de un depósito completo de combustible por vehículo. Ahí es nada. Tampoco hay que olvidar que esto repercute en que la vida útil de las cubiertas se acorte de manera destacada, por lo que anualmente se colocan más de 50 millones de neumáticos que en condiciones normales no deberían haberse empleado. Todo ello no solo repercute en el bolsillo de los conductores, sino también en el medio ambiente. Por eso, este asunto es mucho más importante de lo que habitualmente se piensa. A continuación vamos a enumerar los diferentes peligros que entraña conducir con unos neumáticos que no tienen una presión adecuada:

- Desgaste desigual: ello se produce porque los flacos apoyan más sobre el asfalto que centro, por lo que sufren un desgaste mayor en los laterales, algo que en condiciones normales no deberían sufrir. Esto provoca que la vida del neumático se acorde bastante, lo que a su vez provoca que haya que sustituirlo antes de la cuenta. Recuerda que si no puedes colocar una cubierta nueva, un neumático de ocasión puede ser una alternativa muy rentable para afrontar este desembolso imprevisto.

- Mayor probabilidad de reventón: si el factor anterior tenía un carácter más económico, en este caso es la seguridad la que se pone en juego, ya que al sufrir el neumático durante la conducción presiones en zonas no preparadas especialmente para ello el riesgo de sufrir un reventón es mayor, suponiendo este uno de los mayores peligros que puede sorprender a un conductor durante la conducción.

- Menor agarre en las curvas: un neumático con una presión no recomendada tendrá en las curvas un comportamiento diferente al de otra rueda que circule con un baremo adecuado. De hecho, tenderá a perder la trazada y tender hacia el exterior o hacia el interior de la curva según el desinflado esté en el tren delantero o en el trasero, respectivamente.

- Peligro de desllantamiento: este término, poco empleado habitualmente, se refiere al hecho de que el neumático se salga de la llanta debido a la poca presión con la cuenta. No por no conocida no deja de ser un hecho habitual, sobre todo, en casos en los que el coche y sus neumáticos requieren de un fuerte apoyo (como en los cambios de dirección o esquivas de emergencia).

- Mayor distancia de frenado: aunque muchos piensan que las ruedas desinfladas hacen el coche más pesado, y por tanto, con mayor agarre al asfalto, ocurre todo lo contrario. Una presión menor hace que el coche, sobre todo en suelo mojado, se deslice más, por lo que la distancia de freno aumentará peligrosamente.

Para terminar queremos incidir en la importancia de comprobar regularmente la presión de los neumáticos, en especial, cuando se cargue el vehículo de manera significativa, por ejemplo en casos de viajes o mudanzas, pues se podrá estar circulando con una presión inadecuada y, sobre todo, muy peligrosa.

Domingo, Junio 22, 2014, 10:20 | No hay comentarios »
Hay mucho mito acerca de los neumáticos de ocasión. Casi a diario, recibimos en nuestro taller a muchas personas que tienen bastantes dudas acerca de este tipo de recambios, para intentar resolverlas todas hemos preparado este artículo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el principal valor diferencial de este tipo de neumáticos respecto a los nuevos es el precio, pues las prestaciones y características deberían ser muy similares a las de las cubiertas nuevas (obviamente con más desgaste). Por ejemplo, en nuestro taller de neumáticos en Sevilla las sometemos a varios test antes de ponerlas a la venta porque somos conscientes de que estos son los elementos más cruciales para la seguridad del conductor y los ocupantes del coche (por encima de los amortiguadores y los frenos). Por supuesto, todas las cubiertas cumplen con la normativa vigente en materia de profundidad mínima, integridad y estado del dibujo.

son seguros neumaticos ocasion

Hay muchos motivos para apostar por colocar un neumático de ocasión, aunque la razón principal es el ahorro económico, sobre todo, ahora en plena Navidad donde los gastos se multiplican. ¿Sabías que puede llegar a ahorrarse entre un 30 y 60 por ciento en comparación con neumáticos nuevos? Por ejemplo, puedes que hayas sufrido un pinchazo y tengas que cambiar una de las ruedas de tu vehículo, pero en lugar de cambiar las dos del eje afectado, puedes optar por cambiar una sola que ya presente un desgaste similar a la de su compañera del otro lateral. Otro caso es que busques neumáticos de fabricantes de primera fila a un precio asequible, algo para lo que sin duda esta opción es la más idónea.

¿Cuál es su procedencia?


Acerca del origen de los neumáticos de ocasión existen también muchos rumores falsos, aunque se trata de un mercado perfectamente regulado y controlado. Son varias las vías por las que talleres profesionales como el nuestro acceden a este tipo de cubiertas:

Renting: muchos coches con este tipo de contrato cuentan con una cláusula en él que cada 25.000 killómetros, aproximadamente, obliga a sustituir todas sus ruedas de forma gratuita, independientemente del uso o desgaste que hayan podido tener.

Pinchazos: muchas personas cuando sufren un pinchazo optan por cambiar también la pareja del eje de la rueda afectada, con lo que desechan un neumático que puede contar con cierto tiempo de vida aún.

Accidentes: es realmente mínimo las gomas que llegan a nuestro taller por este origen. De hecho, hoy en día las distintas aseguradoras se afanan en reemplazar solo aquellos elementos afectados excesivamente.

Caprichos: hay algunas personas que, por gustos estéticos o por otros motivos, deciden sustituir las llantas y las cubiertas de su coche, generalmente, por otras más grandes, por lo que las antiguas gomas aún pueden tener un buen rendimiento si se colocan en otro vehículo.

Por último, si estás pensando en instalar neumáticos de ocasión en tu coche, desde nuestro taller recomendamos prestar atención a la numeración de la cubierta escogida, para conocer aspectos importantes como el año de su fabricación y su dibujo, pues es muy recomendable que en cada eje del coche se coloquen neumáticos con dibujos idénticos y una antigüedad similar (cinco años de diferencia como máximo).

Este sitio web puede usar cookies.
Esta página web puede utilizar cookies para funcionar mejor. En cualquier momento puedes desactivar o cambiar la configuración de tu navegador. Utilizando nuestro sitio web, significa que estás de acuerdo con el uso de las cookies.

De acuerdo, lo entiendo o Más información
Síguenos en Facebook
Información de cookies
Esta página web puede utilizar cookies para funcionar mejor. En cualquier momento puedes desactivar o cambiar la configuración de tu navegador. Utilizando nuestro sitio web, significa que estás de acuerdo con el uso de las cookies.
De acuerdo, lo entiendo