Blog

Jueves, Noviembre 21, 2019, 18:16 | No hay comentarios »
Le ha costado llegar pero la lluvia ya ha hecho acto de presencia dejando atrás meses de sol y altas temperaturas. Poco a poco las nubes grises están siendo protagonistas de esta época del año que tanto pone a prueba nuestros vehículos, en especial, unos componentes tan importantes como los neumáticos. Desde nuestra experiencia como taller especialista en Sevilla hemos preparado este artículo para contaros todas las claves sobre cómo afecta la lluvia a los neumáticos

asi afecta lluvia neumaticos

Es más que frecuente que muchos de nuestros clientes ya lleven tiempo utilizando neumáticos desgastados en sus coches, pero es cierto que hasta que no aparecen las primeras lluvias y, desgraciadamente sufren algún pequeño susto de acuaplanning, cuando se plantean la necesidad de sustituir sus viejas cubiertas deterioradas de forma urgente.

Como profesionales de los neumáticos utilizamos unos baremos para calcular el nivel de desgaste que sufre una cubierta. Por ejemplo, si su relieve mide entre 8 y 4 milímetros, se puede deducir que está desgastado entre un 0 y un 62 por ciento. Si el dibujo mide en torno a los 3 milímetros, podemos afirmar que el desgaste ronda el 80 por ciento. Si la medida desciente hasta 2 milímetros, peligrosamente el neumático estará desgastado sobre un 95%. Finalmente, si la profundidad no es mayor de 1,6 milímetros, la cubierta estará desgastada completamente y será obligatoria su sustitución.

Hay que tener en cuenta de cara a este tiempo de lluvia que, en cuanto hayan caído las primeras gotas, hay que ajustar la presión de las ruedas para adaptarlas a las temperaturas de la nueva estación y controlar que el relieve de la cubierta esté dentro del límite legal recomendable  (1’6 milímetros).  Además, hay que controlar también otros elementos del coche como el estado de las escobillas limpiaparabrisas, los flujos del aire de la climatización sobre el parabrisas delantero y la luneta térmica (para evitar empañamientos).

Si se ha llevado algunas semanas sin llover es posible que en cuanto aparezca la lluvia, sobre todo, si son débiles, se forme en la calzada una pequeña capa, mezcla de polvo y grasa que desprenden los coches, que puede contribuir a que los neumáticos con poco dibujo se deslicen peligrosamente. Además, también influye la presión, pues si es más baja de lo habitual, las cubiertas se deforman lo que hay que su agarre disminuya. Si tienes dudas, en nuestro taller de neumáticos en Sevilla te revisamos su estado de manera completamente gratuita.

No se puede olvidar tampoco que durante la lluvia hay que aumentar la distancia de frenado y, sobre todo, reducir la velocidad a causa de que los neumáticos pierden mucha adherencia. Asimismo, hay que tratar de frenar con suavidad con objeto de que las ruedas no se bloqueen. También la humedad afecta al sistema de frenado, pues si están mojados perderán su eficacia en gran parte, sobre todo, al transitar por zonas donde el agua se haya acumulado (por ejemplo charcos). En este caso, si quieres secar este otro dispositivo fundamental para la seguridad, basta con accionar repetidamente de forma muy corta el pedal correspondiente.

Por último, también debemos recordar que en las jornadas de lluvia también es frecuente que los cristales del coche se empañen. Si te ocurre eso hay que optar por ventilar el interior del vehículo y activar el aire acondicionado de forma que el aire impacte directamente sobre ellos. ¡Tampoco olvides encender las luces de cruces o anti nieblas si las precipitaciones son muy intensas!

Viernes, Julio 19, 2019, 10:14 | No hay comentarios »
Los neumáticos cuentan con una serie de indicaciones que en muchísimas ocasiones no son contempladas por la mayoría de los usuarios. Si bien es cierto que muchas personas saben ya interpretar el código alfanumérico que aparece en relieve en uno de los lados de las cubiertas, pocos son las que conocen el significado de las líneas de colores pintadas sobre la banda de rodadura.

significado rayas colores neumaticos

Algunos clientes que han comprados sus neumáticos a través de nuestra tienda online y los han recibido en su domicilio, al abrir el embalaje han visto estas rayas con sorpresa cuando en realidad no hay nada de qué preocuparse, sino más bien al contrario.

Desde Grupo La Negrilla, como taller de neumáticos en Sevilla, siempre nos hemos preocupado por mantenernos al día de las técnicas de vanguardia del mercado y ofrecer a nuestros clientes la mayor profesionalidad. Por esta razón, en nuestro día a día trabajamos con muchísimos neumáticos, por lo que hemos desarrollado un sistema para controlar y clasificar las distintas piezas eficazmente y evitar errores de identificación.

La función de estas líneas podríamos decir que no tienen importancia desde el punto de vista de la producción de los neumáticos, sino que solo tienen una función meramente operativa para los empleados y especialistas de nuestros talleres. Es la marca de calidad que señala que la pieza ha pasado con éxito nuestro test de calidad (revisión visual, verificación mecánica y resistencia a la presión). Para los usuarios no tienen mayor relevancia.

Hay que tener en cuenta que estas señales van a desaparecer al poco tiempo del uso con el roce de la banda de rodadura en el asfalto. Tampoco hay que preocuparse por el color de las líneas, pues es muy posible que diferentes neumáticos de la misma medida estén marcados con tonalidades diferentes.

Otras señales que podemos encontrar en cualquiera de nuestros neumáticos de ocasión o nuevos son unos puntos de colores en los lados de la cubierta, pero su importancia es también menor. En este caso, los significados que pueden tener son diferentes. A continuación vamos a enumerar los más usuales:

Desviación mayor de la fuerza radial variable: Punto rojo (generalmente en modelos de la marca Bridgestone).

Colocación de la válvula. Se trata de una indicación para el montaje del neumático en la llanta. Habitualmente es fruto del acuerdo de una marca de neumáticos con un fabricante de automóviles.

Control de calidad. Habitualmente se representa con un punto blanco con la parte central de color negro.

No obstante, esta clasificación no es definitiva, pues cada marca fabricante cuenta con su propio código, lo que provoca que un color signifique algo completamente distinto para un fabricante u otro, incluso en modelos de la misma firma.

Viernes, Mayo 17, 2019, 09:22 | No hay comentarios »
Un buen mantenimiento del coche es fundamental para disfrutar de un funcionamiento correcto de todos sus componentes y, por supuesto, para prolongar su vida útil durante muchos años. Uno de los elementos a los que más atención hay que dedicar es a las ruedas, dado que son la única conexión del vehículo con la carretera, si no quieres terminar en el taller de neumáticos antes de la cuenta. Para tener un coche a punto son tan importantes cumplir adecuadamente y en los plazos indicados con el mantenimiento previsto por el fabricante, como evitar malos hábitos y algunas rutinas imprudentes que vamos a enumerar en este artículo y que, a menudo, no nos damos cuenta al realizarlos.

5 costumbres perjudiciales neumaticos

Subir las ruedas al bordillo: es una costumbre muy común, sobre todo al aparcar, subir la rueda al bordillo de la acera. Esta práctica es muy perjudicial ya que desgasta la banda de rodadura del neumático y puede dañar y desgarrar su flanco y la llanta, lo que puede provocar bultos en la cubierta.

Agresividad al conducir: ser brusco al volante, con frenazos y acelerones agresivos, no solamente provoca un deterioro acelerado de los neumáticos, sino que afecta negativamente a otros componentes del coche como la caja del cambio, los frenos o el propio motor, que puede terminar sobrecalentándose.

No frenar en badenes o resaltos: no son pocos los conductores que no reducen la velocidad al llegar a uno de estos dos elementos disuasorios o a cualquier bache sin saber que esta costumbre también perjudica a sus ruedas. De hecho, esto contribuye a deformar y abollar los neumáticos y afecta también a su alineación, lo que a su vez contribuye a que se sigan desgastando las cubiertas de forma irregular. Además, también resultarán dañados otros componentes como la suspensión y los elementos de frenado (discos, pastillas, etc.). Un buen truco para comprobar si la alineación está afectada es mantener el volante recto y observar si el coche se escora hacia alguno de los lados de la carretera. 

No revisar la presión: muy a menudo llegan a nuestro taller de neumáticos en Sevilla muchos coches cuyas ruedas no tienen la presión adecuada. Lo curioso es que pocos usuarios conocen la importancia de este aspecto para prolongar la vida útil de sus cubiertas. Desde Neumáticos Calonge recomendamos hacer esta fácil operación cada dos semanas, pues factores como la temperatura o la carga transportada contribuyen a que se pierda presión de inflado, de hecho, en el caso de que el equipaje tenga peso conviene añadir de 1 a 3 bares en el eje trasero (cuando el paso se quite la presión debe volver a su nivel habitual). Hay que recordar que en cualquier estación de servicio se puede revisar la presión e inflar las ruedas si es necesario.

Con unos neumáticos subinflados (con menos presión de la cuenta) se gasta de media hasta un 20 por ciento más de combustible, además de que el coche será más inestable y las cubiertas se desgastarán por los extremos. En el caso de que la presión sea superior a la recomendada,  el deterioro será mayor por la parte central. Es habitual que el fabricante coloque una pegatina con las cantidades adecuadas en el marco de la puerta del conductor o tras la tapadera del depósito de combustible.

Mover la dirección con el coche detenido: ¿sabías que las ruedas de un coche detenido pueden soportar hasta una tonelada de peso? Pues mover la dirección hacia un lado y otro contribuye a deformar los neumáticos y a deteriorar todo el equipo. De hecho, aunque los sistemas de dirección asistida reducen este problema no es conveniente llevar un giro al máximo.

Habitualmente los usuarios cambian sus neumáticos por desgaste, al sufrir algún pinchazo o por el deterioro de un impacto con un bordillo o por el envejecimiento propios porque, aunque no lo creas, los neumáticos también tienen fecha de caducidad. Si quieres tardar tiempo en visitar nuestro taller solo tienes que aplicar estos consejos.

Este sitio web puede usar cookies.
Esta página web puede utilizar cookies para funcionar mejor. En cualquier momento puedes desactivar o cambiar la configuración de tu navegador. Utilizando nuestro sitio web, significa que estás de acuerdo con el uso de las cookies.

De acuerdo, lo entiendo o Más información
Síguenos en Facebook
Información de cookies
Esta página web puede utilizar cookies para funcionar mejor. En cualquier momento puedes desactivar o cambiar la configuración de tu navegador. Utilizando nuestro sitio web, significa que estás de acuerdo con el uso de las cookies.
De acuerdo, lo entiendo